Para esta receta es necesario trabajar la mantequilla, que deberá dejarse fuera de la nevera durante 2 horas para que tenga una textura suave. Después, empiece preparando la cebada y tamice la harina con la levadura y la harina de almendras. Esto hará que la masa quede más ligera y esponjosa.

A continuación, mezcle la mantequilla con el azúcar con la ayuda de una batidora eléctrica hasta obtener una mezcla cremosa. Añada los huevos, la o las yemas, el coco, la leche, la cebada y los polvos poco a poco, mezclando bien todos los ingredientes para no crear grumos. 

Mezcle de abajo hacia arriba para incorporar algo de aire y crear una mezcla más ligera y uniforme. Unte con mantequilla los moldes de plumcake y rellénelos con la mezcla.

El tamaño recomendado para los moldes es de 24 x 12 x 8 cm.

Ahora simplemente póngalos en el horno a 185 °C durante 45 minutos.