Dos rasgos distintivos del café turco son el uso de café muy finamente molido, tradicionalmente obtenido a través de molinillos de piedra, y el ritual cuasi mágico que acompaña su consumo: la taseomancia, es decir, la lectura de los posos de café para la adivinación. 

 

Siga nuestros consejos y disfrute de un café tradicional turco.