Beirut, Líbano
Beirut: una ciudad, un mundo de café

En Beirut, una ciudad cosmopolita y occidentalizada, el café se sirve de todas las formas posibles: desde decocciones árabes-beduinas hasta infusiones turcas, pasando por el café especiado, el café americano, el café espresso y el café blanco (que no contiene café y es ideal para las personas intolerantes a la cafeína). Lejos de las ciudades, las tradiciones de las comunidades sobreviven, como el café bizarro obtenido por el tueste de bellotas o el mate sudamericano, importado por los emigrantes a su regreso de Brasil. Mientras que las cafeterías históricas ya no existen en Beirut, ya que la ciudad se ha reconstruido en varias ocasiones después de los conflictos (excepto el café Gemmayzeh, donde artistas, intelectuales y jugadores de las milenarias tablas reales solían reunirse), en Trípoli aún sobreviven algunas cafeterías populares, donde el café turco se bebe entre las nubes de humo de la cachimba. Los vendedores de café callejeros ofrecen a los transeúntes café turco preparado en cocinas coloridas portátiles, café de estilo occidental extraído de cafeteras espresso montadas en triciclos y carros, o café preparado siguiendo la estricta tradición árabe, en grandes jarras de metal con calentadores incorporados en su base.

Las recetas
Café blanco
Café blanco
INGREDIENTES PARA 4 PERSONAS
4 cucharaditas de agua de azahar natural
4 tazas tamaño espresso de agua mineral
azúcar o miel al gusto
Preparación

Hierva el agua en una jarra, añada el azúcar o la miel mientras está caliente y remueva para disolver. Por separado, vierta el agua de azahar en tazas de café espresso y llénelas hasta el borde con el agua azucarada. Sirva la bebida caliente al final de una comida o antes de acostarse para disfrutar de su efecto relajante.


Mouhallabieh
Flan de agua de azahar
INGREDIENTES PARA 4 PERSONAS
1 litro de leche entera
4 cucharadas de harina de arroz
150 g de azúcar
100 g de pistachos de Alepo, pelados y sin sal
2 cucharadas de agua de azahar natural
Preparación

Caliente la leche en una olla. Por separado, disuelva la harina de arroz en algo de leche fría y vierta la mezcla en el hervidor; bata con cuidado y manténgalo en el fuego hasta que la mezcla comience a espesarse y asentarse. Cuando esto suceda, añada el azúcar y remueva bien hasta que se disuelva completamente. Cuando la mezcla comience a espesarse, añada el agua de azahar y remueva por última vez justo antes de verterla en los moldes de flan. Espolvoree pistachos picados, deje que se enfríe y sirva como postre.