Lleve un litro de leche a ebullición, añada cacao y azúcar y baje la temperatura.

Disuelva el chocolate durante 10 minutos o más, dependiendo de la consistencia deseada. Luego deje que se enfríe.

 

Mientras tanto, prepare el café. A continuación, ponga el hielo en un vaso de cóctel, mezcle el chocolate frío con 50 ml de leche y vierta la mezcla sobre el hielo. Vierta el café y cúbralo con nata montada.