Prepare el sirope de limón con un día de antelación.

Lave los limones, quite la cáscara y córtela en juliana. A continuación, ponga la cáscara en una cacerola con agua y azúcar, deje hervir durante 8-9 min, deje que se enfríe y colóquelo en la nevera.

 

Prepare el café con la cafetera italiana, caliente la leche sin llegar a hervirla, añada el sirope de limón y emulsione con una licuadora.

 

Vierta en una taza de cappuccino, añada la leche poniendo la espuma en primer lugar con una cuchara, y saboréelo sin añadir azúcar.