Vierta 150 ml de nata y 100 g de avellanas en un bol grande y cree una espuma con una batidora eléctrica. 

Vierta un espresso en un vaso pequeño relleno con 30 ml de crema de avellanas y decore con un ligero rociado de café molido.