• Imprimir
  • Añadir a favoritos

MINIMIZACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

Lavazza promueve una visión que incorpora la Responsabilidad social corporativa (RSC), el Sistema de gestión medioambiental (SGM) y el Análisis del ciclo de vida (ACV) con el objetivo de acercarse a la sostenibilidad medioambiental desde una perspectiva sistémica.

Las cifras en relación con el proceso de producción

Las cifras en relación con el proceso de producción son muy positivas:

- el índice de emisiones por tonelada de café procesado (emisiones directas) descendió en 2014 un 17 % respecto a 2012;
- el 100 % de energía eléctrica suministrada en 2014 para la operatividad de las plantas italianas procedía de fuentes renovables;
- el consumo eléctrico específico, es decir, por unidad de café envasado, en el periodo 2012-2014 bajó un 8 %;
- el consumo de calor disminuyó en dicho periodo tanto en términos absolutos (un 6 %) como por unidad de café envasado (un 17 %).

En definitiva, las inversiones para lograr una eficiencia mayor en los procesos productivos generaron en 2014 un ahorro económico del 3,9 % respecto al total de los costes industriales de producción de 2013. 

Este ahorro se va a reinvertir de cara al desarrollo continuo de los procesos de producción, generando una progresiva reducción del impacto ambiental. En términos de «relevancia de valor», de hecho, se considera la sostenibilidad como el «hilo rojo» de toda la cadena de producción, desde la materia prima hasta el producto acabado, con beneficios en cuanto a la creación de valor en el medio y largo plazo.

Desde la misma perspectiva de minimización de impacto ambiental, Lavazza está trabajando para mejorar la eficiencia del sistema de cápsulas, cuyo mercado experimenta el mayor crecimiento en el sector.

La empresa sigue dos direcciones fundamentales:
la optimización de las soluciones actuales, en lo relativo a minimización
de pesos y racionalización de procesos,
y la reducción interna de los residuos procedentes de la produción.

Un ámbito especialmente vigilado es el de los embalajes. Lavazza promueve y favorece un enfoque de diseño ecológico de los envases con el fin de complementar sus funciones primarias –de protección y seguridad del producto– con la reducción de los impactos ambientales relacionados con el mismo.


El diseño ecológico de los envases

El diseño ecológico de los envases, sin perder de vista la calidad del producto, las exigencias técnicas y tecnológicas y de marketing, se articula en torno a los siguientes ejes principales:

- reducción de los envases y eliminación de las partes no esenciales;
- reducción de peso o volumen de los materiales utilizados en igualdad de vida útil de almacenamiento del producto;
- simplificación de las estructuras con el fin de aumentar el uso de materiales reciclados, ahorrando, por consiguiente, la materia prima virgen;
- experimentación y aplicación de nuevos materiales con vistas a la valoración del fin de vida útil del envase e introducción de embalajes destinados a la recogida selectiva.


Las medidas más importantes, desde una perspectiva del diseño ecológico de los embalajes, pretenden reducir los materiales de plástico, el cartón y las capas de aluminio en los envases compuestos secundarios. He aquí algunos ejemplos:

- ahorro de un 11 % del material utilizado para la producción de cápsulas frente a la optimización del proceso de termoformado;
- reducción de papel y palés equivalentes a 41 toneladas de papel y 467 palés frente a la eliminación de partes no esenciales del envase de productos Roast&Ground;
- obtención de hasta el 90 % de materiales reciclados en los cartones destinados a la recogida selectiva.

Las medidas más importantes

Entre los resultados más significativos de las intervenciones realizadas por Lavazza, según la información dada a conocer en el período de referencia del informe, con respecto al diseño ecológico de los embalajes, destaca la obtención de hasta el 90 % de materiales reciclados en los embalajes de cartón.

Lavazza, en colaboración con el Ministerio del Medioambiente y Protección del Territorio y del Mar italiano, está realizando un seguimiento certificado de los impactos ambientales de sus productos principales. La empresa, además, colabora con dicho Ministerio y con la Comisión europea para definir los estándares relativos al sector mercadotécnico del café, con el fin de cuantificar los impactos ambientales de acuerdo con métodos y procedimientos compartidos.