• Imprimir
  • Añadir a favoritos

Más información

El Salone del Gusto fue la ocasión perfecta para correr la voz sobre ¡Tierra!, el proyecto de sostenibilidad desarrollado enteramente por Lavazza. Desde 2002, el programa ha incluido a seis comunidades productoras de café en Honduras, Perú, Colombia, India, Brasil y Tanzania.

También en Tanzania, el último país incluido en el proyecto ¡Tierra!, la Fundaciòn Lavazza trabajará en estrecha colaboración con las comunidades locales para acercarlas a la autonomía y ayudarlas a mejorar los estándares de calidad del café que cultivan.

En esta región, se ha planeado una serie de intervenciones in situ que ha incluido a más de 750 productores locales y sus familias. El primer hito de este viaje fue la construcción e inauguración de la guardería MaseRing Nursery School en el pueblo de Maande, en la región de Kirua, a una altitud de 1200 m en la ladera del Kilimanjaro. El proyecto fue posible gracias a la colaboración de la asociación infantil Kirua Children Association con la Fundación Lavazza, y se ilustró en la edición de 2012 del Salone del Gusto con las nuevas fotografías tomadas por el gran reportero gráfico Steve McCurry, que ha acompañado a Lavazza en su viaje, como excelente narrador del proyecto ¡Tierra! desde su origen.

La guardería se inauguró en julio de 2012, en presencia de los gestores del proyecto, entre ellos, Cristina Barettini, representante en Italia de Kirua Children Association, el padre Peter Kilasara de la Congregación del Espíritu Santo y director de la MaseRing School, Francesca Lavazza, niños de los pueblos vecinos y sus padres. Ha sido recibida con entusiasmo por toda la comunidad. Una escuela práctica, que sigue el método Montessori, con buenos profesores motivados que podrían enseñar a sus alumnos habilidades manuales y un conocimiento básico del inglés.

La escuela se convertirá en el centro de la comunidad local y acogerá a los niños mientras sus padres trabajan, ofreciéndoles la educación que necesitan para crecer, aprender y acceder a mejores oportunidades. La escuela será también un lugar en el que el pueblo podrá reunirse y organizar sesiones de educación para adultos sobre técnicas y buenas prácticas agrícolas, subrayando la atención del proyecto ¡Tierra! a la formación local.