• Imprimir
  • Añadir a favoritos

Lavazza es sinónimo no sólo de café, sino también de familia, Italia y arte desde 1895.
Quizá no es una casualidad que tan sólo 14 años después de la fundación de Lavazza, el creador del movimiento futurista, Filippo Tommaso Marinetti, originario de la patria del espresso, fuera apodado "la cafeína de Europa".

Lavazza se complace en anunciar el patrocinio de la importante exposición del Museo Solomon R. Guggenheim de Nueva York, Italian Futurism, 1909–1944: Reconstructing the Universe (Futurismo italiano, 1909-1944: reconstruyendo el universo), la primera panorámica completa de uno de los mayores movimientos de vanguardia del siglo XX en Europa.

Gracias a su vínculo histórico con las artes –desde el arte renacentista hasta la fotografía, desde el diseño hasta la música– Lavazza hace suyo el compromiso del Guggenheim de promover entre el público americano e internacional el Futurismo, uno de los mayores movimientos de la Italia moderna antes de la Segunda Guerra Mundial. Con esta ocasión se exhibirá una amplia colección de obras futuristas y se explicará el fuerte impacto que el Futurismo tuvo en el arte y la cultura del siglo XX.

"Lavazza busca su segundo hogar en los Estados Unidos, una ambición que entronca con la decisión de apoyar esta exposición histórica, que presenta al público neoyorquino e internacional del Museo Guggenheim una muestra significativa del patrimonio italiano" comentó Antonio Baravalle, Administrador Delegado de Lavazza.

Desde el 21 de febrero hasta el 1 de septiembre de 2014, el Museo Solomon R. Guggenheim presentará la primera exposición completa en los Estados Unidos sobre el Futurismo italiano. Con más de 360 obras de más de 80 entre artistas, arquitectos, diseñadores, fotógrafos y escritores, esta exposición multidisciplinar destaca la relevancia histórica global del Futurismo, desde sus comienzos en 1909, con la publicación del primer Manifiesto del Futurismo de Filippo Tommaso Marinetti, hasta su terminación al final de la Segunda Guerra Mundial. La exposición incluye muchas obras casi nunca vistas en público, algunas de las cuales nunca han salido de Italia.

En concreto, la exposición reúne no sólo obras de pintura y escultura, sino también trabajos publicitarios y arquitectónicos, cerámicas, obras de diseño, moda, vídeos, poesía libre, fotografía, actuaciones, publicaciones, música y teatro de este movimiento dinámico y a menudo controvertido, paladín de la modernidad y la rebelión.