• Imprimir
  • Añadir a favoritos

Más información

TRAINING CENTER:

Descubre el Lavazza Training Center, la mayor escuela del mundo para educar y formar a la gente en el sabor del café, y difundir la cultura del espresso. IR

 

Torrefacción

La pericia de Lavazza en el proceso de torrefacción supone que puede formular ciclos de tostadura específicos, combinando tiempo y temperatura para mejorar las cualidades particulares de cada blend.

 

Al ser tostados, los granos de café sufren toda una metamorfosis: cambian de color, se aligeran, aumentan de volumen y adquieren más aroma. Es precisamente esta exposición a altas temperaturas la que permite a los granos desarrollar sus cualidades aromáticas.

  • A 100 °C adquieren un color dorado y comienza a permear un aroma a tostado.
  • Superados los 150-180 °C, se agrandan, adquieren brillo y toman un color marrón.
  • Entre los 200 ° y los 230 °C, el tueste alcanza su nivel óptimo y el café adquiere su fragancia distintiva.
  • Una vez retirado de la tostadora, el café se enfría rápidamente a temperatura ambiente con corrientes de aire y agua fría vaporizada.

Los tiempos varían según los tipos de café tratados y los métodos utilizados:

  • ciclos cortos para Robusta, que destacan su cuerpo y minimizan su sabor amaderado;
  • ciclos medios para Arábica que intensifican la fragancia y dulzura de los blends de café; y
  • los blends de espresso (rápida extracción, alta presión, etc.) requieren largos ciclos de tueste, que pueden optimizar el rendimiento en cafetera, de forma que se consiga un espresso bien mezclado y cremoso.

El departamento de Investigación y Desarrollo ha identificado la tecnología de convección como la mejor para conseguir un proceso de torrefacción uniforme, que respeta las características del café. Para saber más, visita la sección correspondiente

 

 

 

Molienda
El grado de molido (fino – medio – grueso) altera la resistencia del café al flujo de agua, lo que influye en la velocidad de extracción y, por lo tanto, en las características sensoriales finales de la bebida una vez en taza:

  • Los blends de espresso se muelen muy finos para acelerar el proceso de extracción típico de este sistema de preparación y permitir al agua captar el máximo de sabor en solo unos segundos.
  • El café americano, preparado con cafeteras de filtro, requiere un molido más grueso, que mantiene el agua durante el tiempo requerido para la infusión y transferencia del sabor.
  • La cafetera de moka da sus mejores resultados con blends de molienda media.

Los blends molidos de Lavazza satisfacen estos criterios y garantizan siempre el mejor resultado para cada uno de los sistemas usados. Fuera de casa, donde el barista es responsable de moler el café, nos comprometemos a garantizar que te sirve el mejor espresso italiano con los cursos para profesionales del Training Center Lavazza.

 

Almacenaje y envasado
El café molido es muy delicado y se deteriora rápidamente en contacto con el aire, la luz, el calor y la humedad. Antes de envasarlo, se almacena en entornos de atmósfera controlada, en los que el dióxido de carbono que se forma naturalmente durante la torrefacción se dispersa con rapidez, manteniendo intacta la fragancia del café.
El envasado del café se lleva a cabo, entonces, con materiales y técnicas vanguardistas, diseñados para conservar la calidad del café a largo plazo. Nuestro departamento de Investigación y Desarrollo busca siempre las soluciones más adecuadas, en términos tanto de conservación como de sostenibilidad medioambiental. Para saber más, visita la sección correspondiente.