• Imprimir
  • Añadir a favoritos

Arábica y Robusta

Dos especies para muchos blends

La planta del café pertenece a la familia de las Rubiaceae, género Coffea, que incluye alrededor de 90 especies. Las especies más importantes para la economia humana son tres: la Coffea Arábica, la Coffea Canephora, también denominada Coffea Robusta, y la Coffea Liberica.
Planta de hoja perenne, crece en los Paises entre el Trópico de Cáncer y el Trópico de Capricornio.
Los cafetales exigen abundante agua, sobre todo en la época de la floración.

La Coffea Arábica representa hoy dos tercios de la producción mundial de café gracias a sus numerosas variedades tales como Bourbón, Catui, Caturra, Catimorra, Mundonovo, etc. La planta es más bien delicada y requiere más cuidados que la especie Robusta. Los granos son de forma alargada y de color verde-azulado, y presentan un surco poco pronunciado y sinuoso.

El hábitat idóneo de la Coffea Arábica se encuentra situado entre los 600 y los 2.000 metros de altitud: cuanto más en lo alto crece, mejores serán las cualidades organolépticas de sus granos.

Esta especie es cultivada principalmente en Centro y Sudamérica, pero se puede encontrar de óptima calidad también en algunas zonas de África y Asia. El mercado ofrece una amplia gama de cafés Arábica y sus diversos sabores se deben al país de origen y a las numerosas variedades.     

Los cafés Arábica son ricos en aromas, muy perfumados, dulces y ligeramente acidulados. Su contenido en cafeína es inferior al del café Robusta: alrededor de 1,4% en el café verde.

Arabica

Robusta

La Coffea Canephora (Robusta) es muy extendida en África, Asia, Indonesia y actualmente representa un tercio de la producción mundial. Su hábitat se encuentra a altitudes comprendidas entre el nivel del mar y los 600 metros, y es bastante resistente a condiciones climáticas de humedad y calor que superan los 30°C.
El café tostado se caracteriza por su buen cuerpo, su aroma achocolatado y su gusto persistente.

 

Nosotros recomendamos