• Imprimir
  • Añadir a favoritos

BEBIDO EL PRIMER ESPRESSO EN EL ESPACIO

3 Mayo 2015, 12:44 GMT

Un sueño futurista hecho realidad

Samantha Cristoforetti se ha convertido hoy no solo en la primera mujer italiana en el espacio, sino también en el primer astronauta de la historia en beber en órbita un auténtico espresso italiano.

De hecho, gracias a la revolucionaria máquina ISSpresso, Cristoforetti y los miembros del equipo de la Estación Espacial Internacional han podido degustar un auténtico espresso Lavazza utilizando exactamente las mismas cápsulas de café Lavazza disponibles en la Tierra.

ISSpresso es la primera máquina espresso de cápsulas capaz de funcionar en las condiciones extremas del espacio, y toma su nombre de la Estación Espacial Internacional (ISS - International Space Station), en la que ha sido instalada.

Nace de un proyecto de Lavazza y Argotec, la empresa italiana de ingeniería especializada en el desarrollo de sistemas aeroespaciales y líder europea en la preparación de alimentos sanos y nutrientes para su consumo en el espacio.

La colaboración entre Argotec y Lavazza, en asociación con la ASI (Agencia Espacial Italiana), demuestra cómo la sinergia entre dos empresas italianas –en particular, turinesas– que representan la excelencia en su sector, puede llevar a resultados extraordinarios de relevancia internacional.

Es una verdadera joya tecnológica y de ingeniería, capaz de preparar un espresso perfecto en ausencia de gravedad. Un desafío tecnológico que satisface requisitos muy estrictos, impuestos por la NASA y la ASI, en términos de funcionalidad técnica y seguridad.

Se trata de una importante meta científica y de la ingeniería, que está ayudando a mejorar el conocimiento sobre los principios de la dinámica de fluidos y las condiciones en microgravedad, además de contribuir a la mejora de la calidad de vida de los astronautas en la ISS.

Otro récord de ISSpresso fue su realización en tiempos muy breves, unos 18 meses, respecto de la media de los proyectos espaciales. La máquina es tan compleja que pesa unos 25 kilos, y todos los componentes críticos han sido duplicados por cuestiones de seguridad, según las especificaciones acordadas con la ASI.

El innovador sistema de cápsulas puede preparar, asimismo, café largo y bebidas calientes, como té, infusiones y caldos, y permite también la rehidratación de alimentos. Algunas de las soluciones adoptadas han llevado a patentes internacionales, que podrán ser útiles tanto para sucesivas misiones espaciales como para su uso terrestre.